Viajabamos un grupo de amigos sin nada organizado. Nos gusta improvisar y ser capaces de encontrar planes alternativos a las rutas turísticas convencionales. Llegamos a Puerto Escondido – paraíso de México – y nos pusimos a buscar opciones. Una amiga Mexicana nos recomendó que contactáramos con Rutopía y esto hicimos. Les explicamos nuestra forma de viajar – que rápidamente la entendieron – y en pocas horas nos vinieron con una perfecta selección de actividades. Escogimos una de ellas y al día siguiente nos encontramos galopando por medio de unas preciosas colinas, cruzando una pequeña laguna en canoas, bañándonos en una playa inhóspita con la puesta de sol y tomando cocos recién recolectados con un poco de mezcal. Cenamos en la única cabaña de la playa, comiendo el pescado que ese mismo día habían sacado de la laguna.

Después fuimos a ver la luminiscencia del plancton con canoas a remo hasta que nos sorprendió una de las lunas mas grandes y rojizas que he visto en mi vida. Acabamos durmiendo en unas cabañas hechas de bambú a escasos metros de las olas. No había mas de 5 cabañas en los kilómetros de playa que alcanzaban la vista.

Y en TODO momento con un trato exquisito – simpatía, amabilidad y atención. Este es solo uno de los planes que agendamos con Rutopia, que definitivamente cambio el rumbo de nuestro viaje. Sin lugar a dudas repetiría en cualquier lugar que quisiese visitar en México.

¡¡Viva México!!