fbpx

Rutopia

El viaje a Tacaná fue toda una experiencia excepcional

El viaje a Tacaná fue toda una experiencia excepcional. El primer día conocimos un poco de la tradición de Talquian, aprendimos unas cuantas palabras de Mam (lengua de grupo étnico de la zona) y llegamos a hospedarnos a la casa del guía Miguel. Muy temprano al día siguiente salimos del pueblo y empezamos a subir por el sendero para llegar a la línea entre Guatemala y México. Desde ahí la vista ya era espectacular. Después de unas horas de subir, desayunamos en una linda casa pintoresca rodeada de flores, gallinas y otros animales. La dueña del lugar fue super amable y atenta con nosotros. Después seguimos subiendo. Todo el trayecto fue pesado pero hermoso. Durante la subida en la montaña el paisaje cambiaba cuantinuamente y logramos observar varios ecosistemas en unas cuantas horas. La biodiversidad fue lo que más me gustó del viaje. Arriba en el campamento, la vista era hermosa y la plática en la fogata fue divertida y cálida. Agradecemos mucho a todas las personas de la comunidad por sus atenciones y por compartirnos una experiencia única.