fbpx

Rutopia

¿Por qué viajar?

Trasladarnos a nuevos lugares es un remedio popularmente sugerido para lograr que alguien cambie o mire distinto las cosas. Por eso dicen que no regresa la misma persona después de un viaje.

La escuela peripatética (en griego significa pasear) que fundó Aristóteles, seguía este principio; la tradición consistía en que los alumnos discutieran temas filosóficos con su maestro mientras daban un paseo por el jardín. Creían que el movimiento de sus ideas se beneficiaba a la par de que ellos se movían. Los viajes o incluso la acción de pasear provocan nuevos estímulos: que empecemos a conocer otras cosas y que nos relacionemos distinto con el mundo porque salimos del hábito y llegamos a improvisar.

Viajar no es sinónimo de buscar la comodidad, sino de retar a tu mirada, desacostumbrar el cuerpo y la mente, casi como si reseteáramos las últimas rutinas que nos hemos impuesto —no importa durante cuánto tiempo— mientras conocemos otras formas de vivir.

Para lograr esto y por la necesidad de ayudar a otras realidades ajenas a la nuestra, existe Rutopía
Viajera observando la selva de Calakmul Campeche desde la cima de una pirámide.
Foto: Jan Ahlstedt
Se trata de una necesidad doble:

A) La de las comunidades: compartir sus culturas ancestrales, su espacio natural lleno de origen y desarrollarse como nuestros maestros a cambio de un pago que les ayude a mejorar sus condiciones económicas para también preservar su lugar.

B) La de los viajantes: descolocarse de su cotidianidad mientras visitan lugares diferentes, revalorar lo que existe lejos de ellos formando parte, aprender de la gente e involucrarse con la naturaleza.

¿Qué es viajar sin trasladarse? Moverse en tiempos de SARS-COV 2

Nadie estaba preparado para vivir una pandemia. Si motiváramos las consecuencias de hacer un viaje desde adentro nuestras casas, podríamos mover nuestro interior buscando el entendimiento de nosotros mismos y de otras realidades. Hoy podemos seguir cambiando a pesar de que el paseo sea limitado porque seguimos en movimiento. Tú que te has quedado en casa también empiezas a habitar distinto tu espacio aunque se trate del mismo. Las oportunidades son diferentes por ahora, pero no invitan a la inmovilidad sino a estar más activos en espíritu y consciencia sobre nosotros y los demás.

Sigue apoyando a nuestras comunidades que no se excluyen de esta crisis, desde la empatía. Puedes seguir buscando descolocarte aun estando en medio de cuatro paredes y generar todas esas conexiones que en el momento en el que vuelvan a ser físicas, nos unirán más. Podremos ir a los pueblos, a los valles, las selvas y bosques de nuestro país; a cocinar con la instrucción de Doña Juana y aprender el oficio del Señor Pepe.

Desde la empatía trata contigo porque lo nuevo que hay que conocer en medio de esta pandemia es a ti mismo. No te olvides de que Rutopía atraviesa sigue en movimiento también, atravesando esta pandemia de mano tuya y haciendo un círculo con las comunidades que dan vida a este país.
Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Contenido relacionado

Bebe pulque en Oaxaca

Visita a las mujeres milenarias de El Almacén en Oaxaca y aprende a extraer el aguamiel.

Desayuno antes de subir el Tacaná

Los sabores locales de la comunidad Talquian en las faldas del volcán Tacaná.

Maravillas naturales de Acaxochitlán

Viaja hacia las cascadas, el bosque de niebla y los senderos para recolectar hongos en Acaxochitlán Hidalgo.

Versión móvil

¿Por qué viajar?

Trasladarnos a nuevos lugares es un remedio popularmente sugerido para lograr que alguien cambie o mire distinto las cosas. Por eso dicen que no regresa la misma persona después de un viaje.

La escuela peripatética (en griego significa pasear) que fundó Aristóteles, seguía este principio; la tradición consistía en que los alumnos discutieran temas filosóficos con su maestro mientras daban un paseo por el jardín. Creían que el movimiento de sus ideas se beneficiaba a la par de que ellos se movían. Los viajes o incluso la acción de pasear provocan nuevos estímulos: que empecemos a conocer otras cosas y que nos relacionemos distinto con el mundo porque salimos del hábito y llegamos a improvisar.

Viajar no es sinónimo de buscar la comodidad, sino de retar a tu mirada, desacostumbrar el cuerpo y la mente, casi como si reseteáramos las últimas rutinas que nos hemos impuesto —no importa durante cuánto tiempo— mientras conocemos otras formas de vivir.

Para lograr esto y por la necesidad de ayudar a otras realidades ajenas a la nuestra, existe Rutopía
Viajera observando la selva de Calakmul Campeche desde la cima de una pirámide.
Foto: Jan Ahlstedt
Se trata de una necesidad doble:

A) La de las comunidades: compartir sus culturas ancestrales, su espacio natural lleno de origen y desarrollarse como nuestros maestros a cambio de un pago que les ayude a mejorar sus condiciones económicas para también preservar su lugar.

B) La de los viajantes: descolocarse de su cotidianidad mientras visitan lugares diferentes, revalorar lo que existe lejos de ellos formando parte, aprender de la gente e involucrarse con la naturaleza.

¿Qué es viajar sin trasladarse? Moverse en tiempos de SARS-COV 2

Nadie estaba preparado para vivir una pandemia. Si motiváramos las consecuencias de hacer un viaje desde adentro nuestras casas, podríamos mover nuestro interior buscando el entendimiento de nosotros mismos y de otras realidades. Hoy podemos seguir cambiando a pesar de que el paseo sea limitado porque seguimos en movimiento. Tú que te has quedado en casa también empiezas a habitar distinto tu espacio aunque se trate del mismo. Las oportunidades son diferentes por ahora, pero no invitan a la inmovilidad sino a estar más activos en espíritu y consciencia sobre nosotros y los demás.

Sigue apoyando a nuestras comunidades que no se excluyen de esta crisis, desde la empatía. Puedes seguir buscando descolocarte aun estando en medio de cuatro paredes y generar todas esas conexiones que en el momento en el que vuelvan a ser físicas, nos unirán más. Podremos ir a los pueblos, a los valles, las selvas y bosques de nuestro país; a cocinar con la instrucción de Doña Juana y aprender el oficio del Señor Pepe.

Desde la empatía trata contigo porque lo nuevo que hay que conocer en medio de esta pandemia es a ti mismo. No te olvides de que Rutopía atraviesa sigue en movimiento también, atravesando esta pandemia de mano tuya y haciendo un círculo con las comunidades que dan vida a este país.

Contenido relacionado

Bebe pulque en Oaxaca

Visita a las mujeres milenarias de El Almacén en Oaxaca y aprende a extraer el aguamiel.

Desayuno antes de subir el Tacaná

Los sabores locales de la comunidad Talquian en las faldas del volcán Tacaná.

Maravillas naturales de Acaxochitlán

Viaja hacia las cascadas, el bosque de niebla y los senderos para recolectar hongos en Acaxochitlán Hidalgo.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp